viernes, 9 de marzo de 2018

[Exponer] no es hablar por hablar ni meterse en berenjenales


Exponer como práctica de análisis dentro del modelo Focus.

Si facilito un taller sobre liderazgo, gestión de equipos o enfocado hacia el cambio organizativo suelo utilizar el modelo Focus como referencia.

En él, cada cuadrante representa el lugar donde ponemos nuestra atención y por eso me gusta incluir ejercicios específicos de cada uno para obtener un mapa lo más completo posible de la realidad que vamos a trabajar en el programa.
Exponer y escuchar con respeto

Cuando propongo exponer lo hago al principio, después de facilitar al grupo la experiencia de vivir un tiempo de silencio y concentración que les ayude a situarse en el presente y puedan enfocar la tarea posterior desde sus propias necesidades (tal y como he mostrado en el post anterior).

Exponer es siempre un acto arriesgado porque afecta a nuestra autoestima y nuestra congruencia y no todo el mundo se siente preparado ni le apetece hacerlo. Mucho menos en el ámbito laboral donde se convive con asuntos delicados que es "mejor" callar y esperar que sean otros quienes lo solucionen.

Para evitar esta pereza justificada, lo esencial es crear un clima de confianza que anime a las personas a participar y escucharse con respeto. Dos de las acciones más poderosas que puede realizar un grupo para experimentar el valor práctico de la pertenencia.
Escenificar ayuda a entender

El objetivo de exponer es descubrir las expectativas o interpretaciones diversas que conviven ante una 
cuestión determinada y encontrar motivaciones y un lenguaje común que nos libere de la confusión y del miedo. 

Permitir estas autorrevelaciones, poder expresar lo que pensamos o sentimos de manera correcta, sin sentirnos humillados o juzgados, es la iniciativa más comprometida que el liderazgo ha de poner en marcha si quiere impulsar una transformación cultural con la mínima resistencia.

Prohibirlas es peor, porque toda verdad silenciada, tarde o temprano, se vuelve venenosa (*).

Recursos


Exponer se puede utilizar, por ejemplo, para:
  • Describir de forma más completa la realidad que compartimos en distintos niveles del sistema. Esto se puede hacer a partir de polaridades o escenificando una situación que necesita ser comprendida mejor. 
  • Analizar visualmente un reto organizativo, utilizando gráficos o esquemas, donde los participantes exponen su visión.
  • Resolver conflictos en base a expectativas.
  • Expresar nuestros valores a partir de insignias, lemas o dibujos.
Tres ejemplos de polaridades para trabajar individualmente y exponer en grupo que dan para mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario