martes, 17 de octubre de 2017

El valor del desacuerdo para el aprendizaje y la innovación

Exponer en grupo hace germinar la creatividad y facilita el aprendizaje
El motivo de mi interés por proponer exposiciones individuales en círculo es porque considero que confrontar perspectivas distintas o poco familiares, hace germinar la creatividad del grupo en su conjunto.

En este formato, libre de mobiliario defensivo, no tenemos nada que ocultar. Los gestos, las actitudes de atención y respeto quedan al descubierto y si cuidamos los límites personales, se convierte en el lugar idóneo donde lanzar ideas sin miedo y debatirlas con fuerza sin atacarse personalmente.

Activando las discrepancias


Disentir en grupo es arriesgado pero intelectualmente vigorizante. Dudar nos hace revisar los datos que sostienen nuestras certezas, evaluar creencias que nos limitan y probar nuevos caminos mentales que antes parecían imposibles.

Además, no hay nada más productivo para el mundo de las ideas que el desacuerdo entre un grupo de personas inteligentes convencidas de que la razón no les pertenece. Que pueden compartir cara a cara su conocimiento sin necesidad de perderse en inútiles luchas de egos.

En este sentido, a pesar de la multitud de soportes tecnológicos que facilitan tener reuniones virtuales o conversaciones rápidas para coordinar acciones o estar informados, son muchas las organizaciones que carecen de buena comunicación interna y muchas las personas que eluden responsabilidades por mero desconocimiento. He visto casos donde actores ajenos a la organización, como clientes o proveedores, conocían detalles de nuevos productos o estrategias que los mismos empleados ignoraban.

Lo cierto es que ante la ausencia de buena información las personas se la inventan. Es más, cuando las personas desconocen la conexión de sus proyectos con los valores o la estrategia de la compañía, tratan de imaginársela. Cuando desconocen cual es el rendimiento de otros equipos, elaboran suposiciones y cuando desconocen muchas cosas sobre la vida personal de sus compañeros, jefes o directivos, chismorrean sobre ellas.

Engranajes valiosos para innovar en grupo

Más allá de rumores y palabrería, el verdadero problema en las organizaciones no es el ruido y su confusión, sino el silencio. La existencia de una diversidad de cerebros vibrando entre sí llenos de ideas desaprovechadas, hilvanadas sin llegar a ser articuladas.
El contacto nos hace empáticos

En equipos dispersos como los virtuales o los presenciales separados por su localización en las instalaciones, es vital crear oportunidades para compartir, discutir las visiones personales y conectar el trabajo con ellas.

Crear espacios amables donde apreciar el contacto y su lenguaje corporal, tan efectivo para desenredar malentendidos y establecer una comunicación honesta y empática: la mejor herramienta de que disponemos para gestionar nuestras diferencias. 

         _____________________________________________________________________

Las fotografías y el gif son propiedad de Sonya Popova que con tanto cuidado hace posible el trabajo con estos grupos.