sábado, 23 de enero de 2016

Y cuando estemos todos conectados ¿Cómo se ejercerá el poder?

Vendrá determinado por 3 dimensiones principales:

Grado



1. Grado: el número de conexiones con los demás.

A mayor número de conexiones mayor posibilidad de intercambiar información, encontrar afinidades y compartir.








Cercanía




2. Cercanía: la facilidad para conectar sin necesidad de intermediarios.

Sentirse próximo y compatible con otros nodos facilita tejer redes con sentido y hacer más cosas a mayor velocidad.






Intermediación

3. Intermediación: servir de puente de unión entre otros nodos o redes.

Tanto en las jerarquías como en las redes, bloquear o facilitar el acceso es la forma suprema de poder, pero a medida que aumentan las conexiones este poder disminuye y se distribuye.

Con alto grado y mucha cercanía el monopolio de la intermediación desaparece.



Lo interesante es que estas dimensiones no son atributos sobre la calidad de los nodos o el corazón que les mueve. No nos hablan de las intenciones ni de la bondad de los mismos, sino exclusivamente del valor que tienen por su ubicación en la red.

Según Dave Gray para ocupar una posición tan valiosa es necesario:
  1. Aumentar el conocimiento de la red que nos interesa. Cuanto más sumergidos estemos, mejor entenderemos su dinámica. A mayor profundidad, más fácil detectar los riesgos y oportunidades que aparezcan. Y mucho mejor cuando los nodos comparten conocimiento, porque pueden auto-organizarse y coordinar acciones rápidamente con mayor eficacia.
  2. Ser influyente. Como las redes son altamente interdependientes, el éxito dependerá de nuestra habilidad para construir confianza y relaciones ventajosas con otros nodos de la red.
  3. Compartir. Nos unimos a las redes porque tenemos hambre de información. Esto hace que un gran número de personas sean usuarios pasivos, consumidores de información, curiosos observadores de lo que sucede, que ni comparten ni generan contenido y claro, sin esa posibilidad de conectar para intercambiar, la red perdería valor. 
  4. Controlar el acceso, creando tu propio universo de individualidades. Este requisito es el que mayor poder aporta y el que más esfuerzo requiere. Ser quien determina que es posible o no en la red significa construir tu propia plataforma de acceso y el mejor modo para extraer valor de sus miembros distribuir sus beneficios entre todos. 
Fuente de las imágenes: Wikipedia