lunes, 16 de abril de 2012

10 características de la vida online que influyen en tu trabajo.


Estoy terminando de leer el último libro de Gary Hamel 'Lo que ahora importa'. Como era de esperar, Hamel continua dando ánimos para reinventar la dirección de personas en las organizaciones del futuro, porque el modelo tradicional de gestión está dejando de funcionar.

La direción 'ordeno y mando' tiene sus días contados. La obediencia es la actitud de los 'buenos trabajadores', puntuales, diligentes...sin embargo, no parece estar ligada al compromiso y mucho menos a la innovación.

El estilo autoritario centrado en el negocio está dando paso a otro centrado en las personas, mucho más participativo y situacional, aunque no por ello menos exigente. Es como si cada vez fuese más difícil conseguir la excelencia en contra de la voluntad de las personas y parece que Internet tiene mucho que ver en ello.

Los  nativos digitales  y todos aquellos que adoptan sus valores culturales (la red como elemento socializador, de aprendizaje, de conversación, de producción,...) están conquistando mayor espacio social como consumidores, empleados o directivos a tal velocidad, que no estaría de más empezar a rediseñar nuestras estrategias para relacionarnos con ellos.

Muchas empresas ya lo están haciendo, utilizando nuevos métodos de reclutamiento y selección, probando nuevos paradigmas para la formación interna, reorientando la estrategia de marketing y atención al cliente...y esto es solo el principio, queda mucho por imaginar ¿Quién iba a pensar hace unos años que el futuro de algunos negocios consistiría en compartir?.

Está claro, te guste o no, lo quieras o no, las cosas están cambiando y no volverán a ser como antes, tarde o temprano tendremos que crear nuevos modelos organizativos mas acordes con la realidad actual.

No podemos continuar dirigirendo a las personas con planteamientos que tienen sus raices en el management de principios del siglo XX (hecha un vistazo al enfoque Clásico de la Administración de empresas y verás que familiares te resultan).

En este libro, Hamel describe algunas características del trabajo online que irán filtrándose en el modo de hacer y valorar el trabajo offline, determinando el grado de sintonía de la organización con el dinamismo de los tiempos que corren. En la red:

  1. Todas las ideas compiten en igualdad de condiciones.
  2. La contribución cuenta más que las credenciales.
  3. Las jerarquías son naturales, no prescritas.
  4. Los líderes sirven más que presiden.
  5. Las tareas se eligen, no se ordenan.
  6. Los grupos son autodefinidos y autoorganizados.
  7. Los recursos se captan, no se asignan.
  8. El poder se deriva de compartir, no de acaparar.
  9. La mediocracia queda expuesta.
  10. Las recompensas intrínsecas son las que más importan.

El desafío consiste en crear las condiciones necesarias para que gran parte de los puntos anteriores se cumplan. Si no es así, me temo que te será difícil atraer talento y sin duda, no serás capaz de retenerlo.

Sigo leyendo...