martes, 4 de mayo de 2010

Experiencias para innovar trabajando en equipo.

Creo que no hay ninguna duda que para innovar hay que romper con los hábitos y dejarse llevar por la curiosidad, esa facultad olvidada por muchos adultos y tan útil para el aprendizaje en los niños. Si queremos descubrir nuestro estilo directivo o el rol que desempeñamos en un equipo, es mucho más fácil (y rápido) si nos abrimos a la experiencia que si nos refugiamos en la lectura de un libro. Unos pocos minutos de emociones y retos que nos obligan a trabajar unidos y cooperar para tener éxito nos enseña más que cualquier clase magistral sobre el valor de la participación.

Visitando TED he encontrado un vídeo de Tom Wujec donde analiza mediante una experiencia, la naturaleza de la colaboración en los equipos de diseño. Algunas conclusiones interesantes son:
  • Los peores resultados los obtienen los recién graduados en las escuelas de negocios, porque en su formación se les enseña a buscar una solución única y carecen de habilidades de colaboración.
  • Los mejores resultados aparecen en los recién graduados del jardín de infancia, porque no pierden el tiempo en luchas de poder y construyen muchos prototipos sin miedo a equivocarse.
El experimento da que pensar y podríamos aventurar que los niños, más inconformistas, se muestran muy flexibles trabajando en el caos. Por desgracia, conforme nos hacemos adultos, vamos perdiendo esta capacidad creativa cayendo, en algunos casos, en un rígido e improductivo conformismo intelectual.

Podéis ver la descripción completa del ejercicio pinchando aquí.