sábado, 21 de marzo de 2020

Gestos prehistóricos de empatía y solidaridad a recuperar

Amor al bien común

¿Cómo es posible que un ser tan frágil como el humano haya conquistado todos los rincones del planeta?
¿Qué hace que seamos la especie dominante que derrotará al Covid-19?
¿Qué nos hará sobrevivir a esta catástrofe global sin precedentes?

Buscando respuestas y con el ánimo de aportar algo positivo a esta dramática situación, he encontrado una conferencia de Ignacio M. Mendizabal donde explica la importancia de los descubrimientos en la Sima de los Huesos para entender mejor la evolución humana y su destino, que calman mi desasosiego y alimentan mi fe en un futuro mejor.

Lo hace desde la ciencia, la paleontología y la teoría de la evolución, que es su especialidad, y tienen que ver con dos capacidades humanas extraordinarias:
  1. Nuestra gran capacidad tecnológica para construir herramientas útiles para salir adelante: desde una flecha de silex a un fármaco milagroso o un superordenador cuántico.
  2. Nuestra capacidad para colaborar y trabajar en equipo, de la que dice somos "campeones del mundo". Muy por encima de los insectos sociales como hormigas, termitas o abejas.
No hay ninguna duda. A pesar de la mala prensa que nos damos a nosotros mismos, las personas somos seres excepcionales. Somos capaces de sacrificarnos por aquellos con los cuales no compartimos genes, que no son de nuestra sangre y lo hacemos con más frecuencia de la que creemos.

Y esto no se da en la naturaleza.

Ni abejas, hormigas, ni termitas son dueños de su voluntad. Son robots biológicos que hacen lo que sus genes les dicen. Sin embargo, las personas somos capaces de entender, de valorar las consecuencias de nuestras acciones aunque sean arriesgadas y actuar en consecuencia, libremente.

Nosotros sabemos cuál puede ser el coste de nuestra colaboración. Somos capaces de actuar movidos por sentimientos nada egoístas hasta tal punto que el altruismo nos lleve a jugarnos la vida por los demás, como está ocurriendo con el personal sanitario, militar y civil mientras nosotros nos protegemos confinados en nuestras viviendas.

Un sinsentido evolutivo y un misterio sin resolver. Pero es así.

Los primeros gestos de empatía y solidaridad grupal en la historia de la humanidad

El cráneo asimétrico de la imagen es similar al de Benjamina. Una niña de 12 años que vivió hace 530.000 por la sierra de Atapuerca.

Craneosinostosis encontrada aquí
Esta niña tenía craneosinostosis, una patología muy infrecuente que consiste en el cierre prematuro de las suturas de los huesos del cráneo. En este caso antes de nacer.

La niña nació, el cerebro creció, pero se estrelló contra las paredes del cráneo deformándolo. El aspecto de su cara era visiblemente diferente y el análisis neurológico confirma que sufrió un retraso mental y motor severo, pero vivió hasta los 12 años. A pesar del lastre de su discapacidad, no fue rechazada por el grupo sino cuidada por él. Solo las personas hacemos esto y no tiene ninguna utilidad conocida desde el punto de vista evolutivo. El amor incondicional no pide nada a cambio.

Cuando un animal tiene un cachorro "defectuoso", lo abandona o se lo come. Un modo eficiente de alimentar y proteger mejor a los sanos. La selección natural no gasta energía ni tiempo en criar algo que no va a perpetuar los genes.

Pero el caso de Benjamina no fue así y no es único en esta tribu nómada.

A Miguelón tuvieron que masticarle raíces, carne y fruta para que los pudiera ingerir debido una infección dental que padecía y a Elvis, que murió de anciano con 45 años de la época, alguien tuvo que ayudarle a caminar durante toda su vida porque una dolorosa deformación en la columna le impedía cazar o desplazarse largas distancias con normalidad.

Los tres sobrevivieron gracias al cuidado del grupo. Ninguno de ellos fue abandonado ni dejado atrás.
y unidos saldremos adelante
"[...] Aquella tribu que contase con muchos miembros que, en razón de poseer en alto grado el espíritu de amor al bien común, fidelidad, obediencia, valor, simpatía y amor a los demás, estuviesen siempre dispuestos a ayudarse los unos a los otros y sacrificarse a sí mismos por el bien común, claro está que prevalecería sobre las demás, y esto sería selección natural."             
Charles R. Darwin 
"El Origen del Hombre y la selección en relación al sexo"

Aquí el video donde habla sobre ello en un Instituto de Secundaria. No es viral, pero la carga poética y la claridad de los argumentos bien merecen la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario