sábado, 17 de enero de 2015

El ritmo de la innovación y las emociones


Rueda de las emociones de R. Plutchik

La innovación y el cambio tecnológico empezó hace 3 millones de años con la industria lítica, se intensificó hace 12.000 con la revolución agrícola y desde la revolución industrial avanza vertiginosamente. Mucho más en la actualidad.

El primer ordenador fue diseñado en 1835 por Charles Babbage y 180 años más tarde estamos creando la mayor red global gracias a internet.

Llevamos millones de años sobre la tierra como cazadores-recolectores,
                                       miles como agricultores.
                                                  cientos como urbanitas y
                                                               poco más de una decena como internautas.
y con las emociones, a lo más que hemos llegado con la razón, es a ordenarlas por colores.

En el mundo digital, nuestra mente cazadora nos delata:

  • Cuando mostramos una emoción correcta pero de manera desproporcionada.
  • Cuando la emoción que nos invade no se corresponde con el hecho que la desencadena.
  • Cuando sentimos algo y no sabemos como llamarlo ni como expresarlo.
Jose Antonio Marina cuenta un curiosa anécdota de Margared Mead en su libro La selva del lenguaje:

Andaba la antropóloga en uno de sus viajes por islas lejanas cuando se encontró con los hermanos de una muchacha a la que habían raptado miembros de una tribu hostil y les preguntó qué sentían. 'No lo sabemos', contestaron, 'porque el jefe no nos ha dicho aún lo que tenemos que sentir'.

La emoción está presente, pero es la etiqueta lingüística la que influye en los sentimientos. Así de primitivos somos.